24-04-2017 |email| |imagen corporativa|

Firmando nuestro email

Recomendaciones para configurar una firma de correo electrónico

Firmando nuestro email

Tanto si somos una empresa, un profesional o incluso cuando usamos el correo electrónico como particulares, la inclusión de una firma al pie dice cosas positivas de nosotros. Qué tan positivas sean esas cosas, dependerá de cómo hemos montado nuestra firma, pero posiblemente todos estemos de acuerdo en que es algo que deberíamos incluir en nuestros correos.

Antes incluso de hablar de la firma, habría al menos que decir que es preferible usar un mail de nuestro propio dominio (ahora hablamos ya desde el punto de vista de una PYME), que no usar servicios gratuitos como Hotmail Gmail o Yahoo, entre otros muchos. Antaño, el precio de tener un dominio y un servidor de email no permitía tener esta opción a muchos profesionales y pequeñas empresas. Pero hoy por hoy y desde hace ya bastante tiempo, es muy asequible tener un servicio mínimo de este tipo y ya no se trata de que nos pudieran tachar de “pobretones”, sino más bien de que nuestros destinatarios se puedan plantear si vamos o no vamos en serio, porque como hemos mencionado, tener un dominio y un mínimo servicio de email propio, ya no es caro en absoluto.

Para tener una firma bien plantada para el mayor espectro posible de receptores, la mayoría de los expertos coinciden en resaltar las mismas premisas.

La firma de correo, además del saludo de cortesía para despedirse, cumple la función de facilitar al receptor nuestros datos de contacto, entre otras cosas, porque puede que el receptor decida contestarnos por teléfono, por ejemplo. Sin embargo, si somos muy cargantes, igual molesta tanto a la vista que nadie se planteará echarle un ojo siquiera. Los datos mínimos que habitualmente conviene incluir son:

  1. Un saludo de despedida breve
  2. Nuestro nombre y apellidos
  3. Un teléfono de contacto
  4. Una dirección física
  5. Nuestro puesto o cargo en la empresa
  6. El Logo de la empresa
  7. La URL del sitio web de la empresa

Otros datos que puede resultar interesante son:

  1. Enlaces a nuestras redes sociales. Ojo, si no eres activo en dichas redes, mejor no lo hagas, o pon sólo aquellas que proyecten buena imagen de ti. Para que así sea, escribir entradas propias una o dos veces por semana como mínimo, es requisito indispensable.
  2. Alguna frase o eslogan de nuestra empresa que ponga de manifiesto nuestro trabajo. De nuevo sé prudente y breve. No debe parecer publicidad en modo alguno.
  3. Tu dirección de Skype u otros medios de contacto.
  4. Texto aconsejando la no impresión o la impresión responsable en papel.
  5. Texto legal aludiendo a la legislación de protección de datos en caso de error en tu envío.

Una buena firma tendrá entre 5 y 10 líneas y contendrá los datos en texto (no uses una foto con el texto), ya que de lo contrario, el usuario no podrá hacer copiar y esto es algo que nos irrita a todos.

Por supuesto existen aplicaciones y sitios web que aportándole nuestros datos nos generan un archivo con la firma lista, pero ten en cuenta (como siempre) que quizás su uso no sea tan gratuito como parece, ya que muchos de estos servicios usan tus datos incluirlos en listas de correo para publicidad, por ejemplo. De todas formas, aunque dependiendo del cliente de correo que usemos habitualmente (Outlook, Thunderbird, mail ..) la configuración de la firma se hace de forma distinta, no es demasiado difícil en ningún caso. Si quieres que escribamos otro post indicando cómo configurar la firma en un determinado cliente de correo, puedes hacérnoslo saber en info@balocon.com.

¿Quieres vernos en otra red social? ¿Tienes propuestas de mejora? Cuéntanoslo en info@balocon.com


24-04-2017 |email| |imagen corporativa|

Firmando nuestro email

Recomendaciones para configurar una firma de correo electrónico

Firmando nuestro email

Tanto si somos una empresa, un profesional o incluso cuando usamos el correo electrónico como particulares, la inclusión de una firma al pie dice cosas positivas de nosotros. Qué tan positivas sean esas cosas, dependerá de cómo hemos montado nuestra firma, pero posiblemente todos estemos de acuerdo en que es algo que deberíamos incluir en nuestros correos.

Antes incluso de hablar de la firma, habría al menos que decir que es preferible usar un mail de nuestro propio dominio (ahora hablamos ya desde el punto de vista de una PYME), que no usar servicios gratuitos como Hotmail Gmail o Yahoo, entre otros muchos. Antaño, el precio de tener un dominio y un servidor de email no permitía tener esta opción a muchos profesionales y pequeñas empresas. Pero hoy por hoy y desde hace ya bastante tiempo, es muy asequible tener un servicio mínimo de este tipo y ya no se trata de que nos pudieran tachar de “pobretones”, sino más bien de que nuestros destinatarios se puedan plantear si vamos o no vamos en serio, porque como hemos mencionado, tener un dominio y un mínimo servicio de email propio, ya no es caro en absoluto.

Para tener una firma bien plantada para el mayor espectro posible de receptores, la mayoría de los expertos coinciden en resaltar las mismas premisas.

La firma de correo, además del saludo de cortesía para despedirse, cumple la función de facilitar al receptor nuestros datos de contacto, entre otras cosas, porque puede que el receptor decida contestarnos por teléfono, por ejemplo. Sin embargo, si somos muy cargantes, igual molesta tanto a la vista que nadie se planteará echarle un ojo siquiera. Los datos mínimos que habitualmente conviene incluir son:

  1. Un saludo de despedida breve
  2. Nuestro nombre y apellidos
  3. Un teléfono de contacto
  4. Una dirección física
  5. Nuestro puesto o cargo en la empresa
  6. El Logo de la empresa
  7. La URL del sitio web de la empresa

Otros datos que puede resultar interesante son:

  1. Enlaces a nuestras redes sociales. Ojo, si no eres activo en dichas redes, mejor no lo hagas, o pon sólo aquellas que proyecten buena imagen de ti. Para que así sea, escribir entradas propias una o dos veces por semana como mínimo, es requisito indispensable.
  2. Alguna frase o eslogan de nuestra empresa que ponga de manifiesto nuestro trabajo. De nuevo sé prudente y breve. No debe parecer publicidad en modo alguno.
  3. Tu dirección de Skype u otros medios de contacto.
  4. Texto aconsejando la no impresión o la impresión responsable en papel.
  5. Texto legal aludiendo a la legislación de protección de datos en caso de error en tu envío.

Una buena firma tendrá entre 5 y 10 líneas y contendrá los datos en texto (no uses una foto con el texto), ya que de lo contrario, el usuario no podrá hacer copiar y esto es algo que nos irrita a todos.

Por supuesto existen aplicaciones y sitios web que aportándole nuestros datos nos generan un archivo con la firma lista, pero ten en cuenta (como siempre) que quizás su uso no sea tan gratuito como parece, ya que muchos de estos servicios usan tus datos incluirlos en listas de correo para publicidad, por ejemplo. De todas formas, aunque dependiendo del cliente de correo que usemos habitualmente (Outlook, Thunderbird, mail ..) la configuración de la firma se hace de forma distinta, no es demasiado difícil en ningún caso. Si quieres que escribamos otro post indicando cómo configurar la firma en un determinado cliente de correo, puedes hacérnoslo saber en info@balocon.com.

¿Quieres vernos en otra red social? ¿Tienes propuestas de mejora? Cuéntanoslo en info@balocon.com